Dominar el mundo en el lienzo: Conversación con Jorge Cavelier

Hay para quienes la pintura se vuelve una compulsión. Una vez acceden a ella no encuentran la puerta de salida. Ese es el caso de Jorge Cavelier, Colombiano nacido en 1953 en la “cachaca” Bogotá. En diciembre de 2012, en Paris, me cruso a su hija que llegó de Londres para encontrarse con su papá. Cavelier vino de Miami – donde vive hace 17 años- a exponer sus Obras. Acepto con gusto esta entrevista.

Momentos antes de nuestro encuentro junto al puerto de los campos eliseos, al borde del Sena, Jorge Cavelier aprovechó la luz calida de las tardes de invierno Parisino para tomarle unas fotos a su hija junto al puente Alejandro II.

Nos encontramos una tarde en la esquina del Puete Alejandro III. Caminando en direccion contraria al Sena, recuerda que él entró al mundo de la pintura “gracias al agua colorada que lo abrazó en la infancia cuando un pintor amigo de su familia lo dejó observar cómo el pincel iba paulatinamente representando la Sabana de Bogotá. Este encuentro con la acuarela sumergió su vida de artista principalmente en la pintura.” Es pintor desde hace más de 30 años y sus obras invitan al espectador a quedarse en ellas. La contemplación del paisaje de Jorge lo obliga a pasar horas enteras frente a nebulosas manchas que van generando una profundidad qué sólo él puede captar. Sus paisajes imaginarios evocan “la naturaleza que llama a los sentimientos y a las emociones”. Víctima de la tragedia de la violencia colombiana, vive en el “Gigante del Norte” y sigue con sus recuerdos construyendo horizontes pictoricos.

Aguas de otras latitudes.© Jorge Cavelier 2009.32x40inch.81.2x101.6cm. $6.400.
Aguas de otras latitudes.© Jorge Cavelier 2009.32x40inch.81.2×101.6cm.

Es un hombre de técnica y de poesía. Al caminar me llamó la atención los gestos gestos inocentes con los que acompaña su palabra y la humildad con la que comparte su gran experiencia.  Como resultado esta conversación en un restaurante Nordico que se aparecio por sorpreza:

nota: Esta entrevista fue Originalmente publicada en el blog personal del autor y despúes publicada en el Libro Homenaje al artista de la editorial Villegas Editores.

Jorge, usted comenzó a pintar muy joven, cuénteme cómo ha sido su experiencia como pintor ¿cuándo empezó a pintar? ¿Cuándo decidió dedicarse a la pintura?

La pintura para mí ha sido como el río de mi vida. Tengo en mí los vívidos recuerdos de la magia de los primeros trazos reveladores de cuando niño, y ahora nado en la corriente fuerte de la creación constante;  intuyo algunas obras más gestándose antes de la fusión con el océano de la eternidad.

Cada obra ha sido una revelación. El proceso creativo en mi todavía me sorprende: no sé aún en qué momento nace cada obra, aunque creo que todas nacen de ese gusto por dominar el mundo, por hacerlo propio al estar circunscrito a las dimensiones del lienzo.

Los comienzos de mi pintura son imprecisables. Creo que la primera experiencia fue más cercana a la alteración del espacio tridimensional, cuando en una zona de erosión con los ojos cerca a la arena plana de vallecitos miniaturas entendí que moviendo pequeñas piedras podía construir ciudades, recrear caravanas de beduinos cruzando desiertos, hacer un palacio para habitar en la ilusión del mundo dominado por mi imaginación. Allí encontraba los colores en líquenes y piedras, en hojas secas y retoños mínimos de pastos tiernos que brotaban entre rocas y arenas.

Las primeras obras fueron acuarelas.

Para algunos usted podría ser catalogado como un academicista de la pintura, ¿Qué diría usted al respecto? ¿Cuénteme brevemente sobre sus estudios?

Mi formación comenzó observando la naturaleza. El esfuerzo para lograr los colores del paisaje traducido al papel fue mi primer maestro. El ser academicista resulta lo que recibí al haber preferido los maestros italianos de los siglos XIV, XV y XVI, cuando estudié en Florencia, Italia. Los cinco años de academia, el estudio minucioso de las técnicas de los antiguos, marcó bastante el estilo.

Aguas de otras latitudes.© Jorge Cavelier 2009.32x40inch.81.2x101.6cm. $6.400.
Aguas de otras latitudes.© Jorge Cavelier 2009.32x40inch.81.2×101.6cm.

Hoy en día el arte figurativo parece no tener mucha importancia en los escenarios de arte ‘’ contemporáneo’’ ¿A qué cree usted que se debe esto ? y ¿por qué sigue usted creando imágenes figurativas ?

El arte figurativo seguirá para siempre latente en el panorama de las expresiones humanas. Si el arte “contemporáneo” no lo acepta preponderantemente, lo mantiene como ancla para no dejarse llevar a la deriva de impulsos netamente conceptuales, por demás efímeros.

Lo figurativo permea todas las culturas desde los anales de la historia y no dejará de ser una manifestación esencial del ser humano. Hoy en día las tendencias van más orientadas a la transformación a ultranza de lo figurativo. Lo conceptual tiende a tomar forma, cada vez más.

Sigo trabajando imágenes figurativas por el gusto de enlazar las experiencias sensoriales con aquellas espirituales. El propósito es lograr ese paso sutil de trascendencia de lo mundano hacia lo infinito.

Sigo en la búsqueda de esa imagen universal sin referencias geográficas, que lleve al espectador a la paz interior que resulta de la ausencia de significantes en las imágenes.

Los nuevos medios parecen ser lo válido y valioso hoy en día. Entonces ¿qué puesto ocupa la pintura en el arte actual? ¿Sigue vigente la pintura?

La pintura nace de un impulso primigenio del ser humano. Las cuevas de Lascaux fueron pintadas hace unos 17.000 años y aún seguimos admirándolas. No creo que las tendencias de los últimos decenios o los deslumbrantes cambios en los medios de la actualidad puedan transformar ese impulso hasta erradicarlo. La historia del arte está llena de pintores olvidados, de Boticelli a Van Gogh, por “tendencias” del momento. Al final lo que prevalece es la pintura.

Usted suele decir que los paisajes que crea son abstracciones, explíqueme un poco esta idea.

La contemplación del paisaje es un ejercicio de abstracción en sí mismo. En esos momentos las referencias con el mundo cotidiano son distantes o inexistentes; el tiempo pasa a un ritmo distinto, la orientación sucede después de un esfuerzo predispuesto, las relaciones personales se disipan momentáneamente, hay un instante de real libertad.

La pintura en sí misma es una abstracción. Lo pintado está siempre lejos de la realidad. La pintura se presenta a sí misma, aunque re-presente imágenes del mundo “real”. Cuando pinto estoy más cerca de lo sentido, de lo observado, de lo olido y palpado que del esfuerzo por lograr una imagen fotográfica del paisaje.

Magia. ©Jorge Cavelier 2010. Oil-linen. 72x72inch. 182.8x182.8cm$12.960c-u diptico$24.900
Magia. ©Jorge Cavelier 2010. Oil-linen. 72x72inch. 182.8×182.8cm

¿Recuerda usted el primer cuadro que vendió? Cuénteme un poco sobre esa obra y sobre lo que usted sintió en ese momento.

Son dos experiencias separadas por años y circunstancias. La primera acuarela que vendí la compró mi hermano mayor por 10 pesos en el año 1967. Me sentí poderoso y “pintor” por primera vez. La segunda experiencia fue de regreso a Colombia, al terminar los estudios de Italia. Un gran bodegón, mirado desde arriba fue adquirido por un coleccionista por 2000 dólares. Fue la satisfacción y seguridad de poder vivir del oficio por primera vez de manera ya profesional.

Usted dice que recuerda que desde chiquito pintaba arboles, a lo largo de su carrera si algo es una constante, más que el paisaje en si mismo es la presencia de los árboles, ¿Quiénes son los arboles y qué representan para usted?

El “quienes” son me abre la posibilidad de hablar de ellos como reales personajes. Cada imagen que resulta es una vida nueva. Me gusta pensar que nacen arboles del pincel cual especies en vía de aparición. Son los árboles mis compañeros, los que me dan el aire que respiro, los que llevan el mensaje palpable de la renovación de la vida, los que me inspiran, solos o en bosques.

¿Cómo es su rutina de trabajo? ¿Vive usted exclusivamente de la pintura?

Pinto a diario. Más intensamente por las tardes hasta entrada la noche. Son unas seis u ocho horas de trabajo. Descanso los domingos y durante los viajes. Y, si, vivo de la pintura exclusivamente.

Murmullo. ©Jorge Cavelier 2010.Oil-linen. 52x38inch. 132x96.5cm $9.800
Murmullo. ©Jorge Cavelier 2010.Oil-linen. 52x38inch. 132×96.5cm

¿Qué está pintando en estos días?

Bosques, siempre bosques, ahora con menos colores, un poco más cercanos a los velos de la niebla.

¿Cuando fue su última exposición?  ¿cuáles y dónde serán las próximas exposiciones?

La última fue la colectiva en París en el Grand Palais durante “Art En Capital”, evento anual en la ciudad luz. Expongo actualmente en la feria de arte Miami River Art Fair una escultura grande. Las próximas están por definirse, una individual en Bogotá, otra en Miami, ambas para el año entrante.

¿Para usted qué es pintura?

Pintura es la utilización de la magia para crear universos de juguete que nos permiten soñar, gozar, divertirnos, ser amigos. Es como la puerta para llegar a la consciencia de una dimensión libre, donde se puede amar sin restricciones.

Aluminium, lack galaxy granite. 6'x12'x12' aprox. $53.970
Aluminium, lack galaxy granite. 6’x12’x12′ aprox.

Más obras e información viste: Contacte directamente la capitanía de Puerto Libertas visite www.jorgecavelier.com

Leave a Reply

Puerto Libertas
%d bloggers like this: