La 10e Rencontre National du Patrimoine de la Colombie « ECO »

ECO! Estación Cultural de los Oficios. Faire renaître le patrimoine máteriel et immatériel de l’ancienne gare centrale de Bogotá avec de l’art et culture pour la communauté du quartier de Los Mártires. 

Les routes en plastique de “Plastic Man”

Un scientifique Indien a mis au point un nouveau type de bitume : à la recette traditionnelle du goudron, il a ajouté du plastique. Une façon de réutiliser ces déchets et de construire des routes encore plus solides. Le Professeur Vasudevan y gagné un surnom : “Plastic Man” ! Reportage : Nicolas Bertrand, Sebastian Tobon, Navodita Kumari et Laurène Bosc. France 2 – JT 13 Heures, 20 octobre 2015 Le bureau de France 2 New Delhi couvre l’actualité de l’Inde et de l’Asie du Sud. Suivez-nous sur notre blog : http://geopolis.francetvinfo.fr/burea…

“Un científico de la India ha desarrollado un nuevo tipo de pavimento: A la receta tradicional de alquitrán, le agregó plástico. Una forma de reutilizar los desechos y de construir carreteras aún más fuertes. El Profesor Vasudevan se ganó su apodo: “Plastic Man”! “
Reportage de France2 New Delhi, filmado y montado por: S.Tobon para el Noticiero de las 13H de France2.

French Chill Bump MC/Beatmaker @ New Delhi – India

Le soir du 19 septembre, le thermomètre affiche encore plus de 30 degrés Celsius à New Delhi. Dans une salle intime adaptée pour les concerts à Hauz Khas village (le quartier branché au sud de la capitale indienne) deux Français montent sur scène.

Ils sont « Chill Bump » et vont faire transpirer le public avec leurs beats. Ce duo de rappeurs et créateurs de sons a présenté son dernier album « Ego Trip ». Dans la salle, 200 personnes seulement (dont plus de la moitié d’Indiens) alors qu’en France le groupe commence remplir des salles de plus en plus grandes. La formation créée en 2010 s’exprime dans la langue de Shakespeare. A la grande surprise de Bankal (Beatmaker) et Miscellaneous (voix) une quinzaine d’effervescents fans indiens connaissaient leurs paroles par cœur.

Ce concert fait partie d’une tournée dans le pays organisée par l’Institut français en Inde et l’Alliance française de New Delhi pour la promotion de la musique française.

Les Barbiers de New Delhi

Impossible de manquer leurs petits miroirs attachés aux murs ou sur les arbres. Le long des rues bouillonnantes des quartiers de Delhi, les barbiers s’installent dans les endroits les plus improbables : sous un pont, à la sortie des toilettes publiques, sous les arbres ou sur n’importe quel trottoir où ils trouvent de la place.

Reportage : S. Tobon, S. Yadav. France 2 – Bureau de Delhi, 27 août 2015

INFORMAR SOBRE LA MUERTE: UNA EXPERIENCIA EN LA INDIA

Las cenizas y los restos de hueso que no se desintegraron durante la cremación del difunto son lanzados al Ganges. Entrar con los pies descalzos al río sagrado para filmar y dar testimonio del ultimo baño de purificación a un muerto, es una de las experiencias más intensas que he vivido como periodista.

Hacía parte del equipo corresponsal de France 2 (Canal nacional de la Televisión pública francesa) en Nueva Delhi, India. La redacción de París nos pidió una historia sobre los ritos mortuorios en la India. Con dos compañeras construimos la historia, el texto del reportaje, investigamos las tradiciones, hablamos con jefes religiosos, propusimos ideas y decidimos ir a Haridwar, una de las sietes ciudades santas del hinduismo situada al borde de la cordillera del Himalaya. En esta ocasión yo estaba encargado de la filmación y de la edición del reportaje.

La mayoría de los indios practican la religión Hindú y veneran a miles de dioses.  Consideran Haridwar, que está atravesada por el Ganges, el  principal lugar para la Pitru Paksha: la celebración anual de dieciséis días lunares en la que se recuerda a los ancestros. Si durante el año anterior hubo un muerto en la familia, se espera que el hijo mayor rinda ofrendas de comida al Ganges y realice ritos para asegurar el viaje del alma al cielo. “Pero en nuestros días peregrinar hasta aquí sigue siendo un privilegio para pocos en un país con tanta pobreza” nos explicó Ashutoch Sharma uno de los líderes espirituales de la ciudad.

Aniversario de los muertos ​

Llegamos a Haridwar la noche previa al inicio de la celebración. El río Ganges es considerado la diosa madre y tiene un caudal cerca del doble del de el río Magdalena. En un rikshaw -un triciclo taxi motorizado- Navodita Coumari, mi comapañera periodista hindu abrió sus ojos negros más que yo al ver su fuerza y oír su continuo y bajo rugir. “Su agua es bendita y purificadora. Estar aquí para mí es como ir a hacer un reportaje al vaticano” nos manifestó emocionada Navodita.  En medio de las aguas que atraviesan el centro de Haridwar hay una escultura de treinta metros del Dios Shiva con un tridente en la mano, el más venerado de los tres principales dioses hindúes, “Para el imaginario colectivo de la India es como ver el Cristo redentor del Sao Pablo (38m), en Brasil” continuó explicando.  

Las calles estaban casi vacías, algunas vacas sagradas rumiaban en las esquinas sobre basura; los múltiples locales que venden objetos religiosos y utensilios para los rituales ya tenían cerradas las persianas oxidadas y desde los restaurantes fluía hacia las calles agua enjabonada que reflejaba la luz dorada emitida por los postes enmarañados de cables.

El sacerdote Sharma nos citó en uno de los hoteles que tiene para peregrinos en la ciudad. Estaba de afán. Él era la persona que se había comprometido a contactarnos con un hijo mayor y con una familia que realizaría una cremación. Hasta ese momento estaban confirmados. Nos interesaba explicar al televidente esta tradición Hindú a través de la experiencia y la voz directa de otro ser humano. También decidimos incluir una cremación pues en ella se concretizan las creencias sobre la muerte que distan de la visión prevalente en occidente. Queríamos llevar al espectador a vivir la acción. Este guía espiritual era la persona indicada para orientarnos y planear el día pero nos dio tres noticias: “deben estar al borde del río antes que se levante el sol para evitar las multitudes. Más tarde no podrán filmar“ y agregó “No podré estar con ustedes y las personas que contacté no aparecen. Deben encontrar a alguien mañana. Los hombres que vienen a realizar la ceremonia se reconocen fácil, están rapados y tienen una pequeña cola de pelo en la parte trasera de la cabeza” puntualizó el sacerdote.    

A las cinco menos cuarto de la mañana, estábamos ya en las calles que se despertaban. La luz rosada del amanecer mostró la cara mágica de esta ciudad cuando nos dirigimos a la zona destinada para los rituales. Con un solo día para las dos historias teníamos que ser eficaces. El choque fue inmediato. Los hombres comenzaban sumirgiendose en el Ganges para purificarse y seguir con los meticulosos rituales guiados por un sacerdote que contrataban en el lugar. Frente a la suciedad de las escalinatas que bajaban al río no había escapatoria. Era obligatorio descalzarme para estar lo más cerca posible con la cámara y variar los planos de imagen. A medida que el sol subía en el cielo, aumentaba el murmullo de los rezos que surgían de los pequeños grupos de peregrinos que llegaban sin parar. Un centenar de hombres rapados invadían el suelo de las arcadas rojas que bordean a la rivera. El aire se llenaba de incienso y el piso de lamparitas de aceite y dibujos simbólicos realizados con arenas blancas, rojas, naranjas y rosadas.  Baldev Raj, de 40 años, aceptó con orgullo nuestra presencia. Vino en compañía de su familia a rendirle homenaje a sus ancestros: “Gracias por estar acá y mostrar la importancia de este rito. En el exterior la gente nos juzga por bañarnos en el Ganges contaminado y no entienden el significado de esta celebración. Para nosotros el río es nuestra madre y a ella debemos volver. La muerte hace parte de la vida” terminó expresando. Arrojó al agua bolitas de masa de harina, semillas, un cordón, azúcar y pétalos de flores naranjas que representaban los cuerpos de sus ancestros. 

La cremación salvadora

Después del medio día, nos desplazamos río arriba hasta encontrar el lugar destinado para las cremaciones. Columnas de humo se levantaban de la playa del Ganges adecuada para los servicios fúnebres. En general no olía a piel quemada pero a veces llegaba una humarada densa y amarillenta difícil de soportar. Cuatro hermanos de una población vecina a Haridwar aceptaron que filmáramos la ceremonia de su madre.

A unos cien metros de la orilla, enormes cerros de troncos y ramas empiladas estaban para la venta. Cuatrocientos kilos de madera se necesitan para transformar, durante más de cinco horas, al cuerpo en cenizas. Los hombres de la familia llegaron cargando a la muerta sobre una camilla de bambú. El cuerpo salío de la casa ornado con collares de flores y envuelto en varias telas, una por cada hijo.  Se espera que el difunto sea cremado dentro de las 24 horas siguientes a la muerte. Organizados en fila india, los demás hombres que asistían, pasaron por la báscula para cargar sobre sus hombros las maderas y llevarlas, como si de una procesión se tratara, al borde del río para armar la fogata.

Antes de montar el cuerpo sobre la cama de troncos y prender el fuego, los hermanos descubrieron casi por completo a su madre y la llevaron al rio para el último baño de purificación. El agua ya sobrepasaba mis rodilla. Harish Bandari sumergía con sus tres hermanos el cuerpo de su madre mientras me compartía con una sonrisa templada:

 “hace cuatro años vinimos acá con nuestro papá y lo liberamos del ciclo de la reencarnación. Hoy estamos felices de poder hacer lo mismo con nuestra mamá”

Entrar codo a codo con ellos al Ganges no lo teníamos previsto. Minutos antes, mientras los hermanos se quitaban los zapatos mi compañera francesa me dijo en voz baja “ no creo que sea capaz de entrar al río”. Pero entramos. El agua estaba tan fría como el cuerpo de un muerto y contrastaba con los más de treinta grados de esa tarde. Con el ojo pegado a la cámara sólo me importaba el suceso y no caerme. Las piedras chuzaban las plantas de mis pies y me dificultaban tener una imagen limpia y sin movimientos bruscos. En el fondo, por sorpresa, también había unos almohadones de tela sobre los cuales pude caminar con estabilidad.

Después del baño, mientras cantaban mantras guiados por un sacerdote, el cuerpo fue preparado para la cremación según la tradición con virutas de sándalo y palo de mango; le untaron mantequilla de vaca y los hombres dieron cinco vueltas a la hoguera antes ponerla a arder. “El fuego es sagrado para los hindúes, consideramos que tiene la capacidad de disolver los cinco elementos del cuerpo en los cinco elementos del cosmos” nos explicó el sacerdote.

“mire este es el pie de mi mama así que tendremos que esperar hasta que haya sólo cenizas.”

Transcurrieron cuatro horas desde que los leños empezaron a crujir. Lejos del humo y del aire hirviendo que emanaba de la hoguera, Harish Bandari tomó una vara larga para remover los pedazos grandes de carbón. Me hizo señas para que me acercara a él . Tranquilo señaló con la punta de la caña un pedazo prendido al que le daba vueltas “mire este es el pie de mi mama así que tendremos que esperar hasta que haya sólo cenizas”. Yo recibí esa frase como si me marcaran con un hierro al rojo vivo. A pesar del nudo en la garganta no pude dejar de preguntar:“¿Qué representa para usted o que siente viendo así el cuerpo de su mamá?” a lo que respondió “el cuerpo es como un sobre o una camiseta. Se pone y se quita. Ya no quiere decir nada. Ya salvamos definitivamente su alma. ¡es lo único que cuenta!”.        

Durante toda la ceremonia no hubo expresiones de tristeza. En el ambiente había recogimiento pero nunca hubo lágrimas. Los hermanos estaban contentos de encontrarse al borde del Ganges para despedir el alma de su progenitora. El fuego ya había desaparecido. Entre las brazas, recogieron en un gran pañuelo blanco las cenizas y los pequeños restos de huesos chamuscados que quedaban. Este paquete lo agarraron entre todos para hacer un último rezo y lo lanzaron al agua. Fue cuando entendí lo que eran los cómodos almohadones en el fondo del lecho del sagrado río Ganges.

Juan Sebastián Tobón

Preséntate (entrada de muestra)

Esto es una entrada de muestra, originalmente publicada como parte de Blogging University. Regístrate en uno de nuestros diez programas y empieza tu blog con buen pie.

Hoy vas a publicar una entrada. No te preocupes por el aspecto de tu blog. Tampoco te preocupes si todavía no le has puesto un nombre o si todo esto te agobia un poco. Tan solo haz clic en el botón “Nueva entrada” y explícanos por qué estás aquí.

¿Por qué es necesario?

  • Porque proporciona contexto a los nuevos lectores. ¿A qué te dedicas? ¿Por qué deberían leer tu blog?
  • Porque te ayudará a concentrarte en tus propias ideas sobre tu blog y en lo que quieres hacer con él.

La entrada puede ser corta o larga, una introducción de tu vida o una declaración de los objetivos del blog, un manifiesto de cara al futuro o una breve descripción del tipo de cosas que pretendes publicar.

Te ofrecemos algunos consejos útiles para ayudarte a empezar:

  • ¿Por qué publicas tus entradas en lugar de escribir en un diario personal?
  • ¿Sobre qué temas crees que escribirás?
  • ¿Con quién te gustaría conectar a través de tu blog?
  • Si tu blog resulta ser un éxito a lo largo del próximo año, ¿qué objetivo te gustaría lograr?

No tienes por qué atarte a las decisiones que tomes ahora. Lo bueno de los blogs es que evolucionan constantemente a medida que aprendemos nuevas cosas, crecemos e interactuamos los unos con los otros. Pero está bien saber dónde y por qué empezaste, y plasmar tus objetivos puede darte más ideas para las entradas que quieres publicar.

¿No sabes por dónde empezar? Tan solo escribe lo primero que se te ocurra. Anne Lamott, autora de un libro sobre cómo escribir que nos encanta, afirma que debemos permitirnos escribir un “primer borrador de mierda”. Anne está en lo cierto: tan solo tienes que empezar a escribir, y ya te encargarás de editarlo más tarde.

Cuando todo esté listo para publicarse, asigna entre tres y cinco etiquetas a la entrada que describan el centro de atención de tu blog: escritura, fotografía, ficción, educación, comida, coches, películas, deportes… ¡Lo que sea! Estas etiquetas ayudarán a los usuarios interesados en tus temas a encontrarte en el Lector. Una de las etiquetas debe ser “zerotohero”, para que los nuevos blogueros también puedan encontrarte.

Dominar el mundo en el lienzo: Conversación con Jorge Cavelier

Hay para quienes la pintura se vuelve una compulsión. Una vez acceden a ella no encuentran la puerta de salida. Ese es el caso de Jorge Cavelier, Colombiano nacido en 1953 en la “cachaca” Bogotá. En diciembre de 2012, en Paris, me cruso a su hija que llegó de Londres para encontrarse con su papá. Cavelier vino de Miami – donde vive hace 17 años- a exponer sus Obras. Acepto con gusto esta entrevista.

Momentos antes de nuestro encuentro junto al puerto de los campos eliseos, al borde del Sena, Jorge Cavelier aprovechó la luz calida de las tardes de invierno Parisino para tomarle unas fotos a su hija junto al puente Alejandro II.

Nos encontramos una tarde en la esquina del Puete Alejandro III. Caminando en direccion contraria al Sena, recuerda que él entró al mundo de la pintura “gracias al agua colorada que lo abrazó en la infancia cuando un pintor amigo de su familia lo dejó observar cómo el pincel iba paulatinamente representando la Sabana de Bogotá. Este encuentro con la acuarela sumergió su vida de artista principalmente en la pintura.” Es pintor desde hace más de 30 años y sus obras invitan al espectador a quedarse en ellas. La contemplación del paisaje de Jorge lo obliga a pasar horas enteras frente a nebulosas manchas que van generando una profundidad qué sólo él puede captar. Sus paisajes imaginarios evocan “la naturaleza que llama a los sentimientos y a las emociones”. Víctima de la tragedia de la violencia colombiana, vive en el “Gigante del Norte” y sigue con sus recuerdos construyendo horizontes pictoricos.

Continue reading “Dominar el mundo en el lienzo: Conversación con Jorge Cavelier”
Puerto Libertas